Reseña: “La cordillera de los sueños” de Patricio Guzmán

La cordillera de los sueños (2019) es el tercer documental de la última trilogía realizada por Patricio Guzmán, trilogía que se caracteriza por mostrarnos los parajes más extraordinarios de la geografía chilena en contraste con los actos más aterradores a los que se han visto enfrentados los habitantes de este país. El primer trabajo de esta trilogía titulado Nostalgia de la luz (2010), se situaba en el norte de Chile, precisamente en el desierto de Atacama, el cuál hacía una maravillosa relación entre el estudio astronómico de esa localidad y las mujeres que buscan los huesos de sus familiares desaparecidos durante la dictadura de Pinochet. El segundo documental, El botón de nácar (2015) hace una relación entre los detenidos desaparecidos que fueron lanzados al mar y el exterminio de los pueblos indígenas al extremo sur de Chile, en la región de Magallanes.

 

La última parte de esta trilogía ocurre geográficamente en Santiago de Chile, dándole gran importancia a la Cordillera de los Andes que es descrita por Guzmán como “la columna vertebral del país”.  Con un lado autobiográfico mucho más desarrollado, expone los detalles más íntimos de la vida del director antes del exilio, además de los testimonios de individuos que vivieron situaciones similares durante la época. Esta película destaca por las reflexiones políticas realizadas en torno al contexto actual del país y la herencia de la dictadura. Se hace evidente la necesidad de comprender el Chile de hoy porque es muy distinto al Chile de su infancia y a ese que debió dejar por el exilio. De ahí emerge la propuesta de que la esplendorosa cordillera de los Andes será “la puerta de entrada para reconocer el Chile de hoy” ya que es la única que puede dar testimonio de todo lo ocurrido en la historia del país, como también son testimonios las piezas de arte, hechas en piedra extraída de los Andes.

Es importante destacar que tanto en La cordillera de los sueños como en las otras dos películas partícipes de esta gran trilogía se logra identificar algunos ejes fundamentales, como la noción de Memoria y la violencia ejercida por los opresores. En esta película en particular, las imágenes que emergen desde entrevistas, relatos, archivos audiovisuales antiguos y actuales, generan fuertes sentimientos que se ven también inscritos en la manera de actuar político-social actual del país. La imagen del metro de Santiago, una de las primeras tomas que aparece en pantalla, nos aterriza inmediatamente al momento de la actual crisis chilena, la cual comienza precisamente el 18 de octubre del presente año en ese mismo escenario. Sin pensar que sea un acto premeditado por parte de Guzmán, este hecho nos muestra el carácter visionario de la película, desarrollando ideas claves para comprender la crisis actual en la que se encuentra el país, evidenciando las secuelas de la dictadura en el Chile post-transición democrática. Secuelas que, aunque estén a la vista de todos, se hacen imperceptibles al ojo de algunos, por lo tanto, es necesario escarbar en la memoria de todo lo que pueda guardar un trazo del pasado, como las cintas de la oficina de Pablo Salas o los rincones inalcanzables de la inmensa cordillera. 



Citer ce billet
franchise (2019, 13 décembre). Reseña: “La cordillera de los sueños” de Patricio Guzmán. Colectivo de ESTUDIOS LATINOAMERICANOS / Collectif d'ÉTUDES LATINO-AMÉRICAINES SHS ( Rennes - France / Chili ). Consulté le 22 juin 2024, à l’adresse https://doi.org/10.58079/otxn